Vol.1 Nro. 45 (2019) enero - marzo págs.[171 - 172] http://atenas.mes.edu.cu

Pell del Río, Silvia Miriam. (2017). Aprende sobre los productos químicos peligrosos. La Habana: Editorial Gente Nueva. ISBN 978-959-08-2336-7

Reseña

Damian Valdés Santiago
dvs89cs@matcom.uh.cu  

 

La presencia de productos químicos en la vida diaria es constante. La utilidad de productos tan variados como los esmaltes de uña, la keratina – tan de moda para el arreglo de los cabellos femeninos –, los tintes para el pelo, los desincrustantes de la molesta grasa en nuestras cocinas, el salfumán y el cloro usados para limpiar los servicios sanitarios, entre otros, es innegable. Pero detrás de sus beneficios, se esconde el peligro que puede provocar para la salud humana su manejo inadecuado durante su uso, manipulación, almacenamiento o transportación.
El libro que se reseña es el primero publicado en Cuba (hasta donde este autor conoce) que trata el tema del manejo de productos químicos peligrosos dedicado a los niños. Es un ejemplo de presentación didáctica del tema, el uso de un lenguaje sencillo y plano para acercar al público (en este caso niñ@s mayores de 5 años) a la temática, un excelente diseño del libro, una buena elección de colores, tipo y tamaño de la fuente, un tamaño adecuado del libro para su manipulación por los niños, y una variedad de actividades didácticas (con sus respuestas), que permiten a sus lectores conocer, aprender y sistematizar la información presentada sobre este importante tópico.
Para ello la autora define qué son los productos químicos y brinda a los lectores características que le permitan reconocer si dichos productos químicos son o no peligrosos. Además, ofrece la clasificación de los productos peligrosos, pone ejemplos de productos químicos de la vida diaria clasificados, y lista sus riesgos para la salud y el medio ambiente.
Silvia Miriam Pell del Río presenta 16 medidas fundamentales de seguridad relativas a los productos químicos peligrosos y ofrece a los lectores conocer las etiquetas de identificación estandarizadas para conocer la clasificación de dichos productos y poder tratarlos con las medidas de seguridad correspondientes, evitando así daños a la salud y el medio ambiente.
La autora – a través del perrito Mota (mascota responsable del laboratorio químico imaginario en el que se introduce al lector) – hace de la presentación de este conocimiento una fiesta intelectual para el lector, el cual mediante crucigramas, sopa de palabras, ejercicios de enlazar y actividades de identificación de etiquetas de los productos químicos peligrosos, puede divertirse, aprender, aprehender, sistematizar la información ofrecida, y comprobar cuán bien lo ha hecho.
Es destacable la presencia de poemas y textos cortos elaborados por niños y adultos mayores que tratan de forma creativa y particular la importancia del tema. Esto refleja la preocupación por un manejo responsable de estos productos peligrosos desde las primeras edades hasta las más avanzadas, y sirve como acicate educativo de los mayores hacia los menores de casa, pues estos pasan más tiempo con los abuelos que con sus padres.
El libro reseñado tiene complementos en otros títulos de la colección relacionados con el tema como Los productos capilares y Uñas postizas y tatuajes. Desde ya estamos esperando su publicación. Espero que este libro Aprende sobre los productos químicos peligrosos cuente con futuras ediciones y reimpresiones pues su venta ha sido alta, lo que refleja la necesidad de libros como el reseñado en estas líneas.
Es mi deseo que los lectores de esta reseña se sientan motivados a adquirir este libro y a regalárselo a sus hij@s, niet@s, sobrin@s, vecinit@s, en fin, a todo el interesado en divertirse y aprender más sobre estos productos “silenciosos” que aunque son muy útiles precisan de un manejo responsable para cuidar nuestra salud (y la de nuestros seres queridos), así como nuestro medio ambiente.